¿Qué es escholarum?
Directorio
Para coolaboradores
Número actual
Números anteriores
Buscador
Enlaces
logo uag

José Vasconcelos: el sueño de la raza síntesis

 

Por: Ma. Elena Romo Limón

Vasconcelos    José Vasconcelos fue un mexicano defensor de la educación y del mestizaje, hombre de polémica imagen, elogiado por su trayectoria como literato, filósofo y pedagogo o juzgado duramente por su oposición a las ideas materialistas. Sólo hombres como Vasconcelos renuncian al reconocimiento de los pseudohistoriadores y se alían a una causa que por la misma naturaleza noble implica el sacrificio del propio nombre.
    Vasconcelos fue en pensamiento y en obra un promotor del nacionalismo, de la mexicanidad y solamente es comprendido a través del análisis de su contexto social, pues creció en el seno de una familia católica que protegía fuertemente sus creencias para no ser engullidos por el protestantismo del vecino del norte. Pero sin duda, el fuego que encendió el ánimo de luchador social y le llevó, a veces fortuitamente, a puestos clave, fue el ser testigo y víctima finalmente de la pobreza que imperaba en el país.
    Creció rodeado de textos y ritos católicos, de consejos maternos. Tuvo un apego acentuado hacia su madre. Asimiló la personalidad de ésta como un segundo yo que le ataba desde su infancia. Se convirtió en la conciencia que le perseguía irremediablemente; sin embargo, él reconoce este hecho no con deseo de huida, sino con cierta complicidad: “Era yo un retozo en el regazo materno. Sentíame prolongación física, porción apenas seccionada de una presencia tibia y protectora, casi divina”. (Vasconcelos, 1994).
    A través de su remembranza se vive el  mes de María, el altar lleno de flores, las niñas vestidas de blanco, el canto del misterio santo, el catecismo de Ripalda, el rezo del Santo Rosario que va rebotando tenuemente por las paredes del hogar.  Lo anterior forma parte del conjunto que describe la vida cotidiana de las familias mexicanas de la época. Estos recuerdos están siempre ligados al ser maternal, son un lazo que lo mantendrá atado toda su vida al recuerdo de sus primeros años en Piedras Negras, Coahuila.
    La herencia religiosa lo llevó a la búsqueda de una igualdad social y racial y aunada al sufrimiento temprano que provoca la convivencia con una cultura extranjera en el territorio sentimentalmente propio pero ilegalmente ajeno, influyeron en su visión sobre los pueblos, el mestizaje y sobre sus opiniones  con relación a la decadencia de las razas puras.
    Su pensamiento básico sobre el mestizaje aparece en alusiones en su primera parte de memorias Ulises criollo y se acentúa en el ensayo La raza cósmica. Los títulos tienen ciertas connotaciones: el criollismo tiene que vencer los obstáculos de un largo viaje por la historia para lograr una patria plena. Una vez que se logre esa patria, la raza que la habitará será perfecta y formará parte de un todo perfecto: el cosmos.
libro    Vasconcelos defiende la idea de perfeccionamiento pero desde el punto de vista del mestizaje. La tesis central propuesta en La raza cósmica es la siguiente: Las razas tienden a perfeccionarse, sobre todo espiritualmente, cuando existe la mezcla de éstas, pues se heredan las cualidades de cada una hasta formar descendientes mejores. En términos generales, el proceso del mestizaje es generoso y positivo, pues desechan todos los defectos de las razas puras y se pulen hasta lograr el perfeccionamiento espiritual.
    El proceso ideal de mestizaje se presenta en la primera parte de sus memorias Ulises criollo, pero sin duda la médula de sus ideas aparecen en el ensayo La raza cósmica. El contacto con la cultura norteamericana le proporcionaría los primeros indicios de las diferencias raciales que posteriormente le llevarían a concebir el mestizaje como camino a la perfección humana. Presenta la idea de la fusión de cuatro troncos: el negro, el indio, el mongol y el blanco para dar origen al mestizo o “la raza síntesis”.
    La raza síntesis sólo se logra a través de tres etapas: la fuerza, la razón y finalmente, el sentimiento creador de la belleza.
    México aún se dolía de haber perdido gran parte de su territorio, vivía bajo el régimen porfirista que comenzaba a tornar abismales las diferencias de clases y era víctima de la gran fuerza que adquirían los Estados Unidos de Norteamérica. Vasconcelos estuvo atrapado en el conocimiento de esas dos naciones: una que comenzaba a gestarse como imperio y otra que padecía ante la injusticia social. Aún en el aula del colegio norteamericano defendía  la causa del nacionalismo.
    “Dejamos al México secular, aletargado en su encanto, podrido de males que ya nadie advertía, y volvimos al otro México, al de nuestra frontera acometida, intoxicada por un progreso que también llevaba dentro la ponzoña de la rápida decadencia que hoy palpamos. Y así, entre el pasado decrépito y un futuro, ni eficaz ni nuestro, la cabeza se emborrachaba de idealismos falsos y el apetito se abría al goce indiferente, a la amenaza y, acaso, la certeza de nuestra perdición”. (Vasconcelos, 1994)
    Sin embargo, Vasconcelos se niega a acusar directamente a la cultura norteamericana, se refiere a sus hombres como inteligentes y valientes. Atribuye su engrandecimiento a Napoleón al haber cedido la Luisiana “Sin Napoleón no existirían los Estados Unidos como imperio mundial, y la Luisiana, todavía francesa, tendría que ser parte de la Confederación Latinoamericana. Trafalgar entonces hubiese quedado burlado. Nada de esto se pensó siquiera, porque el destino de la raza estaba en manos de un necio; porque el cesarismo es el azote de la raza latina”. (Vasconcelos, 1994)
mestizaje    La propuesta de Vasconcelos se erige sobre el ideal de una sola bandera que represente a todos los pueblos latinos. La fuerza no se fundamenta en el físico, sino en el espíritu. “Comprendió que si no se llega a penetrar con el espíritu en el análisis de las razas, todo será suplantar los valores intrínsecos por frases peregrinas y acomodaticias” (García Hernández, 1974)
    “Por mi raza hablará el espíritu”, en este lema se encierra la descripción del mestizaje. Sangre de los pueblos conquistados, males y bienes congénitos que impone el conquistador, evolución que no permite separar al indio del blanco pese a que existe un reproche por el pasado. Esto es el mestizaje, inconcluso en América para Vasconcelos, una fusión que se detuvo cuando los pueblos lograron su independencia.
    América es  para este filósofo la fuente de la vida y por ende, el sitio adecuado donde habitará la raza perfecta, una raza que se encuentra en un proceso doloroso pero transitorio. Tendrá esta raza la intuición para su propio descubrimiento a través de la espiritualidad.

Bibliografía

Fell, C.  (1989) José Vasconcelos, los años del águila. (Tr. María Palomar y rev. Javier Márquez). Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México: México.

García Hernández, M. (1974) El Sol de México, Edición de mediodía, Sección A, viernes 1º de noviembre  de. “Molde de piedra: El Evangelio de Vasconcelos”, Citado  por  Mario Vasconcelos Aguilar. José Vasconcelos, maestro de América.

Guisa y Azevedo, Js. (1965) Me lo dijo Vasconcelos. Polis: México.

Turner, J.K.. (1991). México Bárbaro. Época: México.

Vasconcelos Aguilar, M. (1978). José Vasconcelos , maestro de América. JUS. México:

Vasconcelos, J. (1992). La raza cósmica. 16ª edición, Espasa-Calpe (Col. Austral, 802). México.

Vasconcelos, J. (1994). Ulises Criollo. (selección: Antonio Castro Leal), La novela de la Revolución Mexicana, Tomo II. Aguilar: México.

Imágenes
Foto 1: http://2.bp.blogspot.com/_l8d2NP-0z8o/SXoiN5s6OII/AAAAAAAAAD4/zkCbdMhx9LI/s400/05_jose_vasconcelos_300.jpg
Foto 2: http://www.filosofia.org/aut/001/razacos.jpg
Foto 3: http://bo.kalipedia.com/kalipediamedia/historia/media/200805/08/hismexico/20080508klphishmx_10_Ies_SCO.jpg

 

División de Apoyo para el Aprendizaje
Derechos Reservados (C). 2008. Esta obra y las características de
la misma, son propiedad de la Universidad Autónoma de Guadalajara A.C.
Av. Patria # 1201 Col. Lomas del Valle C.P. 44100 Guadalajara, Jalisco.

DAPA. UAG uag