Anatomía y Fisiología

 

En los animales, aproximadamente el 70% del peso del cuerpo es agua. Alrededor de dos tercios de esta agua se encuentra dentro de las células. Todas las funciones homeostáticas del sistema excretor se desarrollan simultáneamente conforme se va filtrando la sangre por los riñones. En su interior, se reúnen la porción líquida de la sangre. A partir de este líquido, agua y nutrimentos importantes son reabsorbidos nuevamente hacia la sangre, mientras que las sustancias tóxicas, los productos del desecho celular y los excesos de vitaminas, sales, hormonas y agua, son excretados en forma de orina. El resto del sistema urinario, conduce y almacena la orina hasta que es sacada del cuerpo, proceso llamado excreción.

El sistema excretor de los mamíferos ayuda a mantener la homeostasis en diversas maneras:

1. La regulación de las concentraciones sanguíneas de iones de sodio, potasio, cloro y calcio.
2. Regulación del contenido de agua de la sangre.
3. Mantenimiento de un pH adecuado de la sangre.
4. Retención de nutrimentos importantes como la glucosa y aminoácidos en la sangre.
5. Secreción de hormonas como la eritropoyetina, la cual estimula producción de eritrocitos.
6. Eliminación de productos de desecho celular como la urea.


En los seres humanos y otros vertebrados, la sangre se filtra por medio de los riñones.

Los riñones (1) son parte de un gran grupo de estructuras que en conjunto forman el sistema urinario o excretor. Los riñones, de hecho producen orina, y en otras partes del sistema, la transportan, almacenan y eliminan. Los riñones son pares, tienen forma de fríjol y están localizados cada uno a un lado de la médula espinal, ligeramente arriba de la cintura. Cada uno mide unos 13 centímetros de longitud, 8 de ancho y 2.5 de grosor.

La sangre que lleva desechos celulares entra a cada riñón por la arteria renal; después que ha sido filtrada, sale por la vena renal.

La orina es sacada de cada riñón por un tubo muscular angosto que recibe el nombre de uréter (2). Por medio de contracciones peristálticas, los uréteres transportan la orina a la vejiga (3). Esta cámara muscular vacía, recoge y almacena la orina.

La orina es retenida en la vejiga mediante la acción de dos esfínteres musculares localizados en su base, justo por encima de la unión con la uretra. (4)

 

 

Cuando la vejiga se ha distendido (se relaja), los receptores de la pared mandan una señal de esta condición y desencadenan contracciones reflejas.

El esfínter interno se abre durante este reflejo. Sin embargo, el esfínter más bajo, es controlado voluntariamente, de la manera que el reflejo puede suprimirse por la acción del cerebro, a menos que la distensión de la vejiga sea aguda.

La vejiga de un adulto puede contener aproximadamente 500 mililitros de orina, pero el deseo de orinar puede desencadenarse por acumulaciones mucho menores. La orina completa su viaje hacia el exterior a lo largo de la uretra, un tubo angosto de uno unos 3.8 centímetros de longitud en las mujeres y de 20 centímetros en el varón.

Los riñones contienen una capa externa sólida en la que la orina se forma y una cámara interna vacía llamada pelvis renal.

Esta es una cámara de recolección ramificada que conduce la orina al uréter.

La capa externa del riñón se divide en una médula renal en forma de abanico y sobre ésta una corteza renal .

Existen diminutos filtros individuales llamados nefronas. Más de un millón de nefronas se encuentran en la corteza renal de cada riñón.


La nefrona tiene tres partes principales: el glomérulo, un haz denso de capilares a partir del cual el líquido de la sangre se filtra hacia el interior de una estructura que lo rodea y que tiene forma de copa, llamada cápsula de Bowman y, finalmente un túbulo largo y contorneado.

El túbulo se subdivide en:

Túbulo proximal (primera porción) Asa de Henle (la cual pasa hacia la médula renal)
Túbulo distal El cual conduce al túbulo colector.
En el túbulo, los nutrimentos son reabsorbidos selectivamente desde el filtrado, de nuevo hacia la sangre, y los desechos y algo de agua permanecen ahí para formar la orina.
Los desechos adicionales también son secretados al túbulo desde la sangre.

Inicio

Pág Principal