JESÚS CURA A LA SUEGRA DE PEDRO

 

Evangelio Según San Marcos I, 29-39 5to. Domingo Ordinario.

Saliendo luego de la sinagoga, fueron a la casa de Simón y de Andrés, con Santiago y Juan. La suegra de Pedro estaba en la cama con fiebre, y al punto le hablaron de ella. Y acercándose El la levantó tomándola de la mano. La dejó la fiebre y se puso a servirlos.

Ya tarde, puesto el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados; y toda la ciudad se agolpó a la puerta.

Jesús curó a muchos pacientes de diversas enfermedades, lanzó muchos demonios y no los dejaba hablar porque lo conocían.

JESÚS RECORRE GALILEA. Muy de mañana, se levantó, salió y se fue a un lugar solitario, y allí oraba. Simón y sus compañeros lo buscaron, lo encontraron y le dijeron: “todos te buscan” Y El les dijo: “Vamos a otra parte, a los pueblos vecinos, a predicar también allí; pues para eso he salido”. Y marchó a predicar en las sinagogas por toda Galilea y arrojaba a los demonios.

 

EXPLICACIÓN:  

  • Es un milagro hecho en privado. Jesús no requiere de público para hacer el bien, ayuda a los necesitados en cualquier momento porque está lleno de compasión.

  • Tomándola de la mano. El Talmud decía que se empleaban tres días de tratamiento para curar la fiebre, Jesús hace un simple gesto, que tampoco era necesario porque es Todopoderoso.

  • Y se puso a servirlos. ¡Qué mejor forma de agradecer su curación que utilizar su salud recientemente recobrada que servir a los demás! Es un claro ejemplo para todos los que recibimos de Nuestro Señor tantas bondades. Agradecer, sirviendo.

  • Ya tarde, puesto el sol le llevaron todos los enfermos. La bondad y efectividad de Jesús no podía quedar oculta.

  • Curó a muchos. Puede curar a todos porque es un médico divino. No se necesita turno, ni dinero porque es Nuestro Padre y es compasivo.

  • Expulsó a muchos demonios. La Biblia cita muchas veces al demonio, se conoce su poder, y sin embargo a la fecha hay muchas personas que se obstinan en negarlo, es lamentable porque no piden ayuda ni protección de Dios.

  • No les permitió hablar. Por su naturaleza, los demonios saben quien es Jesús, pero no era el momento que lo reconocieran públicamente como Hijo de Dios.

  • Se levantó, muy de mañana a orar. Jesús sabe lo necesario que es la comunicación con el Padre, lo sabemos por el Evangelio. Si la oración es tan necesaria para Jesús para nosotros es indispensable.

  • Jesús predicaba y sanaba. No se puede hacer de la religión un angelismo. Solamente preocuparse por el espíritu sin tener en cuenta los problemas materiales. Tampoco se debe hacer de ella un terrenismo, preocupados por lo material sin concederle la primordialidad que merece a la salvación eterna y las relaciones con Dios.
  • San Marcos nos da a conocer cuatro planos del apostolado de Jesús. 1.- Cura a la suegra de Pedro. 2.- Sana a una multitud: Curando enfermos y arrojando demonios. 3.- Jesús se retira a orar. 4.- Se va del pueblo para seguir evangelizando.

  • Si Nuestro Señor tiene el poder de curar tanto el cuerpo como el alma y de arrojar demonios tiene que ser inmensa nuestra confianza en que como sanó a la gente mientras predicaba, así lo hará con nosotros y nos sanará el cuerpo y lo más importante el alma.

  • Si en verdad queremos ser apóstoles, no basta con querer servir a otros y atender a sus necesidades. Es indispensable la oración, nuestra formación religiosa, la frecuencia de sacramentos, o se corre el riesgo de realizar un apostolado estéril.

  • San Benito decía: Ora y trabaja.

  • San Ignacio: “Ay de mí si no evangelizo “

  • San Pablo el Gran apóstol: “ Ay de mí si no dedico tiempo suficiente a la oración

 

Ma. de Lourdes Rodríguez Cruz.

 

Bibliografía.

Los Santos Evangelios. Traducción de P. Dr. Evaristo Martín Nieto.


El Evangelio Explicado P. Eliécer Salesman.


Los Cuatro Evangelios. Capuchino Santos González de Carrea