APARICIÓN A LOS DISCÍPULOS REUNIDOS.

 

Evangelio Según San Juan XX,19-23

Domingo de Pentecostés.

 

En la tarde de aquel día, el primero de la semana, y estando los discípulos con las puertas cerradas, por miedo a los judíos, llegó Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros”. Y diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se llenaron de gozo, viendo al Señor. El repitió: “Paz a vosotros”. Como me envió el Padre, así os envío yo”. Después sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid al Espíritu Santo. A quienes perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos”.

 

EXPLICACIÓN:  

Es uno de los grandes días de la Iglesia Católica, es como si dijéramos que es su cumpleaños porque fue el día en que nació.

Los apóstoles tenían las puertas cerradas, estaban reunidos y tenían miedo de la ferocidad de los judíos, pensaban que los iban a encarcelar ya que se había difundido que habían sido causantes de la desaparición del cuerpo de Jesús.

  • Llegó Jesús, refiere el Evangelio, es decir Jesús aparece de repente. Los teólogos hacen mención de las tres cualidades de su cuerpo resucitado:

    1.-Agilidad. No se haya bajo la ley de la gravedad.

    2.-Sutileza. No está sujeto a la ley de la impenetrabilidad.

    3.-Impasibilidad. No hay dolor ni desgaste del cuerpo.

  • La paz sea con vosotros.- El saludo judío es “Shalom” que quiere decir. “Que Dios te conceda todo lo necesario para vivir con Él”.

  • La paz de Cristo, a diferencia de lo que pensamos muchas veces: a) Excluye el miedo. b) Exige hermandad. C) Exige calma.

  • Si se está bajo el efecto de alguna pasión como la ira, la envidia. La lujuria o la avaricia, no hay paz.

  • Como me envió el Padre, así os envío yo.- El Padre envió a Jesús a salvar al mundo y Él envía a sus discípulos a perdonar los pecados con el mismo amor.

  • Este sólo hecho bastaría para reconocer la divinidad de la Iglesia Católica.

  • Sopló sobre ellos, en recuerdo del inicio de la vida del hombre, está repitiendo el gesto de la Creación, insuflándoles vida. Vida de gracia, vida de poder. Fueron recreados a una nueva vida.

  • A quienes perdonareis … Sería imposible, después de esta frase, pensar que los pecados se pueden perdonar con sólo un acto de fe.

  • Cuando el sacerdote perdona, lo hace porque considera que hay verdadero arrepentimiento y sincero deseo de enmendarse, si no lo cree así, tiene la potestad de no perdonar. Si las condiciones existen el sacerdote puede anunciar al pecador que el mismo Cristo lo ha perdonado.

  • Esta frase le da al sacerdote un gran poder y solamente puede cumplir su misión por la sabiduría que le da el Espíritu Santo.

  • El poder que le fue concedido no es para destruir sino para convertir.

  • Así como los sacerdotes no deben negar la confesión, nosotros estamos obligados a no despreciarla, porque es como si se dijera que no se necesita la gracia.

¿Cómo se pueden recibir los dones del Espíritu Santo si no somos fieles a ella? A veces se dice que no se cree en la Iglesia porque todos los que la formamos somos pecadores pero no debemos olvidarnos de la asistencia del Espíritu Santo, dudar de su origen divino y de la eficacia salvadora de su predicación y de sus sacramentos es dudar de la presencia real del Espíritu Santo en ella.

  • Debemos pedir todos los días los dones del Espíritu Santo: Sabiduría, Ciencia , Inteligencia, Consejo, Fortaleza, Piedad y Temor de Dios.
  • San Bernardo nos enseña. “El Espíritu Santo nos regala tres cualidades que nos apartan del mal: Arrepentimiento, Oración y Perseverancia en el bien..

Muchos deseamos ser buenos, hacer el bien, amar la justicia, decir lo adecuado, todo esto nos daría la felicidad aquí en la tierra, pero nadie puede lograrlo sin el Espíritu Santo, el Gran Olvidado, el Gran Desconocido.

 

Bibliografía: Los Santos Evangelios .Trad. Dr. Evaristo Martín Nieto.
El Evangelio Explicado. P. Eliécer Sálesman.
Los Cuatro Evangelios. Santos González de Carrea. Capuchino.
Ma. de Lourdes Rodríguez Cruz.