APARCICIÒN A LOS APÓSTOLES

 

Evangelio Según San Lucas 24,35-48 3° domingo de Pascua.

26 de abril 09.

Y ellos contaban lo del camino y como lo reconocieron al partir el pan.

Estaban hablando estas cosas cuando Jesús mismo se presentó en medio de ellos, diciendo. “La Paz sea con vosotros”. Aterrados y llenos de miedo, creían ver un espíritu. Y les dijo: “¿De que os turbáis y por qué se levantan dudas en vuestros corazones? Ved mis manos y mis pies. Soy Yo mismo. Tocadme, y ved que un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo”. Dicho esto les mostró las manos y los pies y como ellos no creían aún de pura alegría y admiración, les dijo: “¿Tenéis algo de comer?”.

Y le dieron un trozo de pez asado. Lo tomó y comió en su presencia.

Últimas Recomendaciones.

Y les dijo: “Os he dicho estas cosas, estando todavía con vosotros. Era necesario que se cumpliera todo lo que está escrito acerca de mí, en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos”. Entonces les abrió la inteligencia para que entendieran las Escrituras. Y les dijo: “Así está escrito que el Cristo sufriera y resucitase de entre los muertos al tercer día, y que se predique en su nombre la penitencia y la remisión de los pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de estas cosas”

 

EXPLICACIÓN:  

Los discípulos hablaban de la aparición de Jesús en el camino de Emaús.
  • Se volvieron inmediatamente a Jerusalén. Eran 11 kilómetros que tenían que desandar pero el deseo de dar la noticia y compartir su gozo los hizo olvidar su cansancio. No podemos decir que verdaderamente amamos a Jesucristo si no nos da alegría transmitir el Evangelio. “Que jamás alguien se aleje de un cristiano sin haber recibido alguna palabra, alguna insinuación que lo anime a ser más amigo de Nuestro Señor” (San Juan Bosco).
  • Encontraron reunidos a los once, y contaron como lo reconocieron al partir el pan.
  • De eso hablaban cuando Jesús se apareció y les dijo “La paz sea con vosotros”.

Estaban reunidos en su nombre y hablando de Él. Es lo que sucede cuando leemos el Evangelio, cuando lo comentemos, Jesús está con nosotros, en medio de nosotros.

  • En este Evangelio Jesús es muy claro acerca del valor del sufrimiento, no se le puede considerar como injusticia o como castigo.

  • Era necesario que se cumpliera la Escritura. El sufrimiento ofrecido a Nuestro Señor es un medio eficaz para obtener la gloria, sirve para pagar las deudas, solo después de muertos sabremos porque un Dios tan bueno y que nos ama tanto, permite el sufrimiento pero lo premia en la eternidad.
Lo que hace más valioso el sufrimiento es que nos asemeja a Cristo, por eso, los santos que se acercaros tanto a la perfección, no solo lo aceptaban sino pedían el sufrimiento porque como decía San Pablo: “Si sufrimos con Cristo, Reinaremos también con Él”.

 

Bibliografía: Los Santos Evangelios .Trad. Dr. Evaristo Martín Nieto.
El Evangelio Explicado. P. Eliécer Sálesman.
Los Cuatro Evangelios. Santos González de Carrea. Capuchino.
Ma. de Lourdes Rodríguez Cruz.