CRISTO FIJA SU RESIDENCIA EN CAFARNAUM Y CURA A UN ENDEMONIADO

 

 EVANGELIO Según San Marcos: I, 21-28 4to. Domingo Ordinario

 

 

Van a Cafarnaum; y luego, los sábados enseñaba en la sinagoga. Se maravillan de su doctrina, porque les enseña como quien tiene autoridad y no como los escribas.

CURA A UN ENDEMONIADO. Se encontraba entonces en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu inmundo que gritó: “¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a perdernos? Sé quién eres: ¡El Santo de Dios!” Jesús le increpó: “Calla y sal de él” Y el espíritu inmundo, retorciéndole y gritando, salió de él. Todos quedaron estupefactos y se preguntaban: “¿Qué es esto? ¡Una doctrina nueva con tanta autoridad que manda a los espíritus inmundos, y le obedecen!” Y se extendió rápidamente su fama por los alrededores de Galilea.

 

EXPLICACIÓN:  

  • Llegó Jesús a Cafarnaum. Era el centro comercial más importante de toda la región. Elige muy bien el lugar desde donde va a irradiar su doctrina pues lo que diga o lo que haga será conocido por toda la provincia de Galilea y otros lugares por el flujo de comerciantes que continuamente se desplazan. Pedro y Pablo después harían lo mismo.

  • La sinagoga . Tenían un solo templo los judíos que era el de Jerusalén pero en cada provincia había una casa de oración que recibía ese nombre. Ningún lugar podía ser más apropiado para que Jesús empezara su predicación. Se leía cada sábado un pasaje de la Escritura y el más instruido podía pasar adelante para dar la explicación y hacer una reflexión.

  • Se maravillaban. Los demás explicaban lo que leían y consultaban el texto, así lo hacían hasta los jefes de la sinagoga, pero no Jesús que afirmaba lo que enseñaba, sin basarse en la autoridad de otros.

  • Sé quien eres. El endemoniado es entre todos los que escuchan a Jesús, debido a su naturaleza espiritual, en reconocerlo como El Santo de los Santos.

  • Jesús le increpó . Jesús tiene un inmenso poder y los demonios no tienen más que obedecerle. En el evangelio de hoy nos damos cuenta cuán pronto obedecen su mandato y es bueno saber que si permanecemos unidos a Jesús el demonio no puede dominarnos.

Sin embargo hay que estar alerta porque siempre los malos espíritus trabajarán en nuestra contra.

Los malos espíritus se identifican con los siete pecados capitales y San Ignacio decía que los espíritus malignos conocen la naturaleza de cada uno para saber como atacar decía que cada etapa de la vida tiene sus propias tentaciones.
En la niñez, la gula. En la adolescencia, la lujuria. En la juventud, la ira. En la edad adulta, el orgullo. En la vejez, la avaricia. Y en cualquier edad. La envidia y la pereza.

Los santos dicen que se puede vencer al demonio con: La oración, la frecuencia de Sacramentos, con las buenas lecturas, sanas diversiones pero sobre todo con la devoción a la Santísima. Virgen María.

El demonio salió de él . Este milagro se da en cuatro tiempos:

1:-Estado crítico del enfermo.

2.-Soberana autoridad de Jesús.

3.-Eficiencia fulminante de su intervención.

4.- Reacción lógica de la muchedumbre que se admira por su palabra y por los efectos de la misma.

Siempre sucede de la misma forma, lo que falla es la admiración del pecador que debe venir acompañada de gratitud y amor a Dios, nuestro Soberano Bienhechor.

En nosotros se da de la misma forma. El estado crítico de nuestra miseria y necesidad de ayuda. Y el poder maravilloso de Cristo Jesús que sigue actuando a favor de los que lo invocan.

De parte nuestra debe corresponder nuestro agradecimiento y nuestro amor a Jesús, que esta vez no impone silencio al hombre que curó, porque a quienes se les perdonan los pecados como a nosotros más bien nos dice como al ex endemoniado de Gerasa: “Vete a tu casa con los tuyos, y cuéntales todo lo que el Señor, compadecido de ti, ha hecho contigo.” (Sn.Mc V, 17)

 

Bibliografía: Los Santos Evangelios .Trad. Dr. Evaristo Martín Nieto.
El Evangelio Explicado. P. Eliécer Sálesman.
Los Cuatro Evangelios. Santos González de Carrea. Capuchino.
Ma. de Lourdes Rodríguez Cruz.