Profesión de Fe y Primado de Pedro.

 

 

24 Agosto 2008.

Ev. S.S. Mt. XVI ,13-20.                                                                                

 

Al llegar Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos:”Quien dice la gente que es  Hijo del Hombre?” Ellos dijeron:”Unos que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros que Jeremías o uno de los profetas”. Él les dijo:

“¿Vosotros, quién decís que soy yo?”.Tomando la palabra Simón dijo:”Tu eres el Cristo, El Hijo de Dios vivo” Jesús le respondió: “Bienaventurado eres Simón  hijo de Juan, porque no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del Reino de los Cielos, y lo que atares en la tierra será atado en los cielos, y lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos”.

Entonces ordenó a sus discípulos que no dijesen a nadie que El era el Cristo.

 

 

 

 

 

EXPLICACIÓN:

 

Jesús está en un lugar retirado con sus discípulos, el fin se acercaba y quiere alejarse a ratos de las multitudes para enseñarles y explicarles tantas cosas que debían saber.

 

“¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?”

 

Es interesante como formula la pregunta, quiere saber qué piensan de Él sus discípulos pero los induce  preguntándoles  que opina la gente.

·       ”Unos dicen que Juan el Bautista, eso pensaba Herodes y muchos de sus seguidores.

·       Otros que Elías. Con eso decían que era igual al mas grande de los profetas, pues Elías era, junto con Moisés el mas famoso y el mas valeroso de los profetas.

·       Otros que Jeremías. Los que afirmaban esto recordaban que en libro de los Macabeos, Jeremías es un intercesor ante Dios del pueblo elegido y el único que sabía donde quedó  el Arca de la Alianza.

 

Con esto se sabe que el pueblo pensaba que Jesús era grande, y  que su venida significaba que estaba cerca el  Reino de Dios.

 

¿Qué piensa ahora la gente de Jesús? ¿Piensa que es Dios , o que es como otra persona ¿ Piensa en Él como El Salvador, como el Amigo?

 

¿Y vosotros quién decís que soy yo?                                                       

 

Ha llegado la pregunta y  es Pedro quien  responde: “Tu eres  el Mesías, el Hijo de Dios vivo”

 

Pedro ha querido decir: Tu eres el que anunciaron los profetas. Tu eres el que tanto esperaban nuestro padres, Tú eres la esperanza y redención de Israel.

Los israelitas sabían que un día vendría un hombre excepcional, el Mesías, el Ungido de Dios que al mismo tiempo iba a se Sumo Sacerdote, Rey Universal,  El Cristo, El Hijo de Dios vivo.

 

·       Dichoso tu Simón……..

Le agradó a Nuestro Señor ésta proclamación de su apóstol, por que era un gran verdad.

·       Es mi Padre en persona quien te lo acaba de decir, no es un invento humano, es una noticia enviada del cielo.

·       El que acaba de contestar a Jesús ya no es tan solo el hijo de Jonás es alguien que acaba de recibir una revelación del Padre Celestial.

·       Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.

 

·        Jesús habla mirando al futuro. Entonces nadie podía entender sus palabras. Apenas existía un puñado de hombres pobres, ignorantes, llenos de defectos ¿Quién se iba a imaginar lo que sería la Iglesia de Cristo? Centenares de millones de fieles de todos los países de la tierra.

 

·        A Pedro lo nombra Jefe de esta Iglesia de siempre. Lo nombra representante personal del Salvador. Es la Piedra, la Roca sobre la cual se puede edificar un enorme edificio.

·       El poder del infierno no prevalecerá contra ella. Es decir por mas tremendos que sean los poderes del infierno manifestado tantas veces en la tierra como violencia, odio, calumnia, corrupción de costumbre, injusticia, jamás podrán contra  la Iglesia porque esta sociedad de creyentes está dirigida por un Jefe que no pierde batallas: Jesucristo.

 

¡Que promesa!

 

·       Te daré las llaves del Reino de los Cielos; Todo lo que ates en la tierra será atado en el Cielo y todo lo que desates en la tierra será desatado en el Cielo.

 

A Pedro se le está entregando el poder absoluto se lo entrega el Único que puede hacerlo.

Quien tiene las llaves del Reino de los Cielos  puede dejar entrar a quien quiera y negarle la entrada a quien quiera.

Debemos considerar y agradecer el pertenecer a la  Iglesia Católica y saber que el Poder infinito de Cristo Señor Nuestro la alienta y defiende. Que dentro de Ella nacemos a la vida de la gracia y que durante toda nuestra vida somos beneficiarios de los Sacramentos, que solamente ella nos imparte y a la hora de nuestra muerte  nos prepara para volver a  los brazos de Jesucristo Nuestro Señor.

 

¿Podemos permitir  que alguien hable mal de la  Iglesia?

                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ma. de Lourdes Rodríguez Cruz